top of page
Buscar

Dueños del mérito


No es que lleguemos a viejos porque hayamos acertado. Es que preferimos no ver los privilegios protectores a nuestro alrededor para sentirnos dueños del mérito de seguir envejeciendo. Pero basta con mirar otros contextos para saber que allí estaríamos fritos. Por eso preferimos no mirar más allá de la nariz. Y, así, nos convencemos de que nuestras creencias son las correctas, de que tenemos algo que enseñar: el secreto, el libro de nuestra propia vida. Y todo parece salirnos bien durante años, escapamos de los dragones, las descomposturas, las separaciones y los hospitales, hasta que no.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page